lunes, 2 de abril de 2007

Teoría de la Felicidad

La Felicidad. Aquél bien tan preciado que uno busca y busca en la vida, como una meta, un objetivo que alcanzar, pero… ¿Qué es realmente la felicidad? ¿qué es lo que buscamos? Preguntas que se vienen haciendo desde la época de los filósofos griegos y cuyo estudio fue denominado Eudemonismo.

El Eudemonismo es una de las corrientes de la ética el cual considera que el principal motivo de la conducta del hombre es el anhelo de felicidad. Esta felicidad puede ser personal (eudemonismo individualista) o colectiva (eudemonismo social). La ética eudemónica, por su sentido activo y por su humanismo, es diferente a la cristiana pues llama a alcanzar la felicidad en la tierra y no en el reino de los cielos. Sin embargo, el eudemonismo preconiza sus normas en calidad de reglas comunes a todos los hombres en una sociedad constituida por clases antagónicas, donde no hay una moral única ni puede haberla.

El concepto Eudemonismo viene del griego eudaimonía, que significa felicidad y Aristóteles fue quien dejó establecido que todos los hombres se proponen alcanzar la felicidad como el bien más final que pueda existir; aquello que es apetecible siempre por sí mismo y jamás por otra cosa.

La tesis de Aristóteles era que la felicidad consistía en la posesión de la sabiduría, por lo cual solo estaba al alcance de aquellos que tenían uso de la razón, que es la característica única de los hombres. La felicidad es la acción del alma en consorcio con el principio racional.

El filósofo reconoció algunas de las condiciones necesarias para la felicidad, entre ellas: las necesidades o condiciones económicas básicas y la libertad personal.

Hoy en día no podemos desligar los aspectos materiales a la felicidad, al igual que en los tiempos de Aristóteles, ya que no podemos concebir la felicidad en la pobreza material y económica (al menos para las necesidades básicas), así como también en una sociedad que no respeta los derechos mínimos de sus miembros tales como la libertad. Estos términos dejarían fuera a una cantidad importante de la comunidad en su posibilidad de conseguir la felicidad ya que la pobreza social es evidente y la libertad está limitada por una vida en comunidad.

De cualquier manera, no podríamos pensar que la felicidad nos puede llegar tan solo con el hecho de satisfacer las necesidades básicas o económicas ya que hay aspectos sociales que participan en el desarrollo de ésta, tales como los éxitos profesionales, emocionales, académicos, etcétera, o en el buen estado de la salud. De inmediato se me vienen a la mente el trío de palabras sostenidas desde mi niñez para el logro de la felicidad: “Salud, Dinero y Amor”.

También hay que tener presente las relaciones que se originan entre el tipo de felicidad (consumismo, hedonismo, permisividad) y las conexiones con las relaciones sociales (familia, amigos, medios de comunicación, profesión, etc.) que, casi siempre, hacen una imagen de tal tipo de felicidad y que extiende a los individuos que pertenecen a grupos sociales específicos. Es decir, el tipo de felicidad que pretendemos depende del tipo de sociedad en que vivimos y nos desarrollamos.

Podemos concluir entonces que no podemos concebir la felicidad en la pobreza y además es difícil creer en la felicidad aristotélica si existe discriminación, intolerancia y violencia en la sociedad. Ni podemos permitir que los conceptos de felicidad de algunos lo sean de infelicidad para otros.

Hay quienes sostienen que la felicidad es un mito y que realmente no existe como un estado permanente, sino momentáneo, es decir, “momentos felices”. Lo que el eudemonismo explica es que la felicidad es el grupo de condiciones que nos hacen sentirnos felices y son aquellas condiciones las que queremos buscar toda nuestra vida, unas veces con éxito y otras no.

Aquí es donde juega nuestro rol como miembros de la sociedad ya que solo de nosotros depende el tipo de felicidad que queremos obtener.

¿Qué es lo que nos hace sentirnos felices?.

16 comentarios:

Erzsebet dijo...

hi belenus, siempre es bueno leer tus cosas y por lo mismo te invito a participar en un nuevo proyecto donde el llamado es a debatir, tu blog tambien tiene estas pinceladas de vez en cuando, asi que te invito
http://losdeltemple.blogspot.com/

besos

Erzsebet dijo...

ahora si me siento a leer tu post como la gente y ahora si comentare un poco, creo que la felicidad es algo relativo a cada ser humano, el conjunto de factores de felicidad es totalmente subjetivo, no podemos pensar en cosas basicas si para todos las cosas basicas de felicidad no son las mismas... las necesidades basicas no es lo mismo que necesidades de felicidad, el tener condiciones minimas para vivir es parte de un plano social que sirve solo para sobrevivir... me inclino mas en la felicidad no materialista... y concuerdo en que el eudemonismo es lo cual un hombre que quiere ser integral o por lo menos trabaja dia a dia para conseguirlo, es lo que quiere conseguir... espero se abra el debate :-)

Belenus dijo...

Como se comentaba en el artículo, existe la felicidad individual (personal) y social (colectiva)... En el ámbito personal tenemos una cantidad increíble de factores y tendencias que hacen felices a unos y a otros. Tal es el caso del hedonismo, el consumismo, sadismo y un largo etcétera. Eso ya es tendencia personal. Ahora, la suma de todos aquellos individuos provocan un deseo de felicidad colectivo como sociedad... y esa es la felicidad que se logra con las necesidades básicas mencionadas. "Salud, dinero, amor" y tal vez podamos agregar hoy en día belleza (imagen) que es un deseo que, como sociedad, hemos construido... lo mismo pasa con el materialismo y otros deseos de felicidad que son propios de la exigencia del medio. Ese medio lo construímos todos nosotros y por eso menciono que al final "tenemos la felicidad que queremos tener", nótese el entrecomillas porque al final este deseo puede estar alejado de lo que realmente queremos en forma individual.
¿Qué plantea el Eudemonismo? Dice que todos queremos ser felices... ahora depende de nosotros "qué" nos hace felices y "cómo".

Saludos y gracias por abrir el debate, ojala más lectores se animen a postear con su opinión.

Erzsebet dijo...

definitivamente el ser humano construye tu propia felicidad pero siempre esta limitado a parametros externos... realmente no somos seres libres, somos libres dentro de ciertos parametros... es eso acaso felicidad??

Belenus dijo...

¿Querrás decir que no somos completamente libres?

Si consideramos la plena libertad como parámetro para conseguir nuestra felicidad... entonces nunca podríamos sentirnos completamente felices. ¿no crees?

El tema no es si se puede conseguir la felicidad, sino considerar que es el bien final del hombre y que depende de nosotros cuáles son sus condiciones. No necesariamente son parámetros conseguibles... imagina que para Aristóteles era obtener sabiduría, para otros podría ser otro tipo de búsqueda utópica... en fin... también hay otros corruptos que disfrutan con el dolor de otros o con la obtención de poder, en fin... tantas cosas.

Ahora ¿qué queremos nosotros?
(esta pregunta me la hago a mi mismo y me la trato de responder diariamente).

Erzsebet dijo...

no dije que la plena libertad es la plena felicidad, pero si un parametro para poder conseguir parte de ella, debemos pensar en que queremos nosotros dentro de estos limites, alguien podria querer algo y ese algo lo haga completamente feliz, pero a veces ahi muchos limites. Lo plantee porque depende de cada uno ver todas las opciones y aristas de una situacion, lo planteo, porque muchas veces hay limites que se confunden con limites que se autoimpone el ser humano y se queda dentro de su caverna sin siquiera pensar que fuera de ella no existen sombras si no seres, cosas, conocimientos que los llevaran a su verdadera felicidad... creo que el camino del sufrimiento, de andar malhumorado, patiando la perra, etc es mas facil que el camino de la felicidad y el ser humano se esta acostumbrando a la parsimonia, a la ley del minimo esfuerzo y es por eso que se ve tan frustrado, la felicidad si se obtiene por el camino de la sabiduria como dice platon entonces es un camino de trabajo y esfuerzo.

Anthares dijo...

la felicidad es como la gula o como el sexo... se disfruta en el momento es algo pasajero.. ademas tanta felicidad hace que el hombre se estanque y se haga debil

marlen dijo...

Pienso que en la medida que los temas se analizan, y se intentan teorizar es porque no se viven ni se sienten plenamente, no necesita definir libertad ni buscarla quien se siente realmente libre, como no necesita definir felicidad ni buscarla quien en escencia es realmente feliz, todas las cosas son reales en la medida en que existan dentro de uno, en cada convicción, en cada sensación... para mi algunas palabras que nombran conceptos "abstractos" con sus correspondientes significados son pautas para identificar a causa de que pueden manifestarse en nuestro interior fuertes sensaciones de plenitud, que una vez que nos invaden, se incrementan con cada respiro...
La felicidad es una opción de vida, como tantos otros conceptos, no es un camino en si, ni se consigue como recompensa o resultado, no es externa a las personas si no que les pertenece si la quieren, como un ser vivo que si se cuida y se alimenta vivirá dentro de cada uno.

Anthares dijo...

La felicidad no es un concepto, creo que la medicina y sus derivados son concepto, en cambio sentimientos como la ira o la felicidad son mas bien humanos...

Erzsebet dijo...

si la felicidad como fin ultimo no se teorisara entonces me pregunto, para que sirven los talleres y libros de autoayuda??? entonces para que sirven los sicologos??? obviamente la felicidad es un sentimiento humano que no se puede compartir con otro ser humano, porque no tenemos la capacidad de sacar nuestra alma del cuerpo y transpazarla a otro ser humano para que sienta y viva como uno... sin embargo creo que es una busqueda, una busqueda que esta muy ligada al conocerce a si mismo, ya que por medio de esto seremos capaces de buscar la senda adecuada para llegar a la felicidad...
por otro lado, me pregunto que buscaba sidharta sino una busqueda personal de perfeccion, de sabiduria, la busqueda de eso sin duda lo haria feliz.

Belenus dijo...

Digamos que la definición de felicidad es (según la RAE)"el estado del ánimo que se complace en la posesión de un bien". Lo que plantea Aristóteles es que el hombre busca siempre llegar a este estado de ánimo y entonces trata siempre de obtener ese bien que lo complace. Simple... hata que uno trata de averiguar cuál es ese bien y cómo obtenerlo (filosofía pura).

En fin, derrepente me he encontrado con personas que me dicen "yo no soy feliz" y yo les pregunto "¿qué te haría feliz?"... y muchas veces no lo saben o nunca trabajan para acercarse a ese bien.

Creo que cada uno debería saber qué es lo que lo hace feliz, tanto en forma individual como colectiva, y trabajar para lograr la mayor felicidad posible (o momentos felices como dice Anthares).

Saludos y gracias por atreverse a expresar su opinión. Creo que es muy valiosa para todos.

Anthares dijo...

y creo que hay otro detalle a destacar... la felicidad de alguna manera nace del odio..

MartMad dijo...

Para mi la felicidad se encuentra hacia adentro. Me explico: los primeros momentos más felices de mi vida fueron por cosas externas, la papa caliente en la mamadera, un abrazo cariñoso de mi padre, una buena nota en el colegio, etc. Pero me sentía así porque lo que me rodeaba o lo que hacia en esos instantes calzaba perfectamente con lo que anhelaba casi inconscientemente. Bueno, pasaba lo mismo con la tristeza, cuando las circunstancias no calzaban con mis anhelos más profundos, me frustraba y me entristecía. Pero con el tiempo todo se ve distinto, y más aún cuando buscas la verdad de las cosas dentro tuyo. Yo he intentado esto varias veces pero es muy difícil. Cuando logras leerte, cuando te reconoces completamente, cuando encuentras tu yo puro, esa conciencia a la que nunca haz podido engañar por más que lo intentaste, en ese momento estás a un paso de la felicidad. Cuando haces calzar las cosas que te rodean y las cosas que haces con esos anhelos internos, que pueden ser cualquier cosa y son variables en el tiempo, eres más feliz, y te sientes motivado. El problema es que es súper difícil leerse honestamente, siempre hay cosas que se cruzan, ruidos dentro de tu cabeza que no te dejan sincerarte e impiden que te reconozcas profundamente. Además estos ejercicios por lo general llevan tiempo, cosa muy escasa en nuestros tiempos. Pero analicen lo que he dicho y pregúntense ¿quiénes son las personas más felices que conocen? Y se darán cuenta que ellos gozan de cierta locura, algún tipo de despego de lo común, porque están conectados consigo mismos y se siguen la corriente, están en otra, encontraron momentáneamente su comunión perfecta consigo mismos y trabajan para que lo que los rodea también los siga.

marlen dijo...

La abeja revolotea zumbando
hasta tanto no se posa sobre la flor y liba la dulzura de la miel que hay en ella.

Pero, una vez dentro de la flor,
gusta el néctar silenciosamente.

Mientras el hombre disputa sobre doctrinas y dogmas, demuestra que no ha probado el néctar de la Verdad.

Una vez que lo prueba, se torna silencioso.

Ramakrishna.

este pequeño pensamiento resume lo que quise decir...

el porque existen talleres, libros de autoayuda, sicologos? fácil... para ayudar a las personas en búsqueda a encontrar "algo".
En el mejor de los casos para que se den cuenta de que todo lo que necesitan está en sus manos o al alcance de ellas, si lo quieren, o para guiarlas hacia alguna parte y en el peor de los casos, para engañarlas y lucrar con ellas.

lis dijo...

sonará depresivo decir que creo he sido feliz en estados en los que no tengo conciencia, como cuando estaba en el útero de mi madre, o cuando duermo, o entre mis vidas????
aunque, a veces los momentos más simples de la vida son los que mayor felicidad me han provocado. no sé quizás la felicidad, así como las tallas de ropa y las ideologías, y las facciones ... es distinta y unica para cada ser humano. cada uno sabe lo que lo hace feliz...
gracias por la visita

Belenus dijo...

Ahora, ¿qué pasa si el hombre logra la plena felicidad? ¿la aceptará como tal? ¿Seguirá su búsqueda en un bien más sublime? ¿rechazará su felicidad destruyéndola para comenzar de nuevo?... ¿qué hay en la luz al final del camino?

;-)